MASCARILLA FACIAL - PIELES GRASAS

5/5

$600.00

Hasta 12 cuotas con MercadoPago

Envíos a Capital Federal y Zona Norte

Cuidamos el planeta

Descripción del producto

La MASCARILLA FACIAL – PIELES GRASAS aporta a la piel un aspecto saludable y luminoso, potenciando la función “barrera” de la piel y protegiéndola de agentes externos. De esta manera, deja el cutis limpio, purificado e hidratado.

Con este producto apostamos a un cambio, sano, ecológico y sustentable, sin usar en exceso envases plásticos y packaging. Es vegano y cruelty free.

¿QUÉ INGREDIENTES TIENE?

Elaborada de arcilla bentonita, carbón activado y aceite esencial de lavanda.

La base hecha sobre arcilla bentonita es la clave para limpiar la piel, combatir el acné y producir un efecto antioxidante. Esta arcilla cuenta con la capacidad de eliminar muchos de los residuos que pueden haber en la profundidad de la piel ya que posee propiedades antibacterianas. De igual manera puede limpiar los poros y actuar como una especie de exfoliante. Esto se logra gracias a las finas partículas que la componen.

¿CÓMO SE USA?

1. Poner en un recipiente no metálico (tené en cuenta que no tenés que utilizar nada de metal porque puede cambiar las propiedades de la arcilla) una cucharada sopera de la arcilla.

2. Añadir la misma cantidad de agua lo más pura posible (agua de filtro o hervida, por ejemplo) e ir mezclando de a poco hasta formar una pasta.

3. Con la mezcla ya lista, extendela por todo el rostro (evitando el contorno de ojos, zona sensible donde la piel es mucho más fina) con una brocha o las manos limpias y dejala actuar de 10 a 15 minutos.

4. Retirá con agua tibia.

5. Para finalizar la nutrición de manera ideal aplicar un aceite vegetal nutritivo.

IMPORTANTE: Al contrario de lo que se cree popularmente no hay que esperar a que la mascarilla esté completamente seca, ya que este es un error que puede causar más daño que beneficio a tu piel. Lo ideal es retirar la mascarilla antes de que seque completamente. Hay tres fases de una mascarilla de arcilla: en la primera fase húmeda, la piel absorbe los minerales desde el exterior; cuando comienza la fase seca se estimula el flujo sanguíneo y se cierran los poros; finalmente, en la fase seca atrae la humedad de la piel a la superficie, causando deshidratación e irritación. Es por eso que debemos dejar que seque un poco -cambia a un color más claro- pero nunca dejar que lo haga por completo. Realizá una mascarilla cada semana máximo.

Fijate la variedad que tenemos y buscá el ideal para vos y tu rostro.

¡Gracias por confiar en nosotros!

 

Productos Relacionados

0
    0
    Tu carrito de compras
    Tu carrito esta vacío